LA FÁBRICA: un año en el equipo reactor

Boletín de Empleo CyL 31enero
1 febrero, 2018
YES, WOMEN CAN
6 febrero, 2018
Mostrar todo

Esta semana ha tocado hacer balance.

En diciembre de 2016 echaba a rodar un proyecto de participación juvenil novedoso en nuestro municipio: La Fábrica, algo que se concibió como un espacio para la convivencia, pero a su vez un laboratorio de experiencias de las entidades juveniles de Ciudad Rodrigo. Un edificio “inerte” al que poder “injertarle” unas cuantas semillas jóvenes para ver si podían crecer.

La idea no era nueva, se venía observando desde hace tiempo la fragilidad extrema del asociacionismo juvenil, que era muy escaso en el municipio y sin posibilidad de crear con él una red social, y que parte del problema era la falta de recursos tales como ayudas o espacios. Y lo que se hizo fue simplemente eso: prestarles un espacio en el que se alojaran y dejar a la propia gente joven que gestionasen un espacio cerrado e infrautilizado, en el que los “chavales” vieron múltiples posibilidades.

Has leído bien: dejarles que gestionasen. Que sean los gestores de sus propios recursos.

Ese es el secreto: Dejar el edificio en sus manos y que ellos sean los que nos van diciendo qué pasos vamos dando, porque nadie mejor que las personas jóvenes para saber lo que les gusta a la propia juventud. Ahí es donde entra en juego el Equipo Reactor, una comisión de representantes en la que todas las entidades tienen el mismo valor y que les permite estar coordinados, informados e incluso compartir proyectos y recursos… y ya de paso dirigen La Fábrica. El ayuntamiento o el técnico es, en este caso, un mero acompañante que centraliza y facilita, pero nunca impone.

Los resultados hablan por si solos. Un año después, La Fábrica tiene un nombre propio, y se ha convertido en una Casa de Asociaciones con mayúsculas, con un repertorio de más de una veintena de actividades que se han llevado a cabo, abiertas a la participación de toda la población joven del municipio: Cursos de formación, talleres, espectáculos de teatro, campamentos, encuentros, charlas, tertulias, proyecciones… y todo por ellas y para ellas.

Pero eso no es la guinda del pastel, sino que lo que mejor sabor de boca produce es comprobar que este proyecto está siendo un motor REAL de crecimiento asociativo, y lo que comenzó con tres entidades, un año después va por cinco y con vistas a que se constituya alguna más en un futuro muy próximo.

 

En resumen: La Fábrica es algo más que un edificio: es tierra abonada y las semillas que se plantaron van dando su fruto. Para las entidades más asentadas, les está ayudando a dar visibilidad y crecimiento. Para las asociaciones más jovencitas, les está permitiendo formarse y estar protegidas. Para las que están por venir les da alas… y quizás para alguna de esas personas jóvenes, les permita echar raíces y quedarse en su tierra, que al fin y al cabo es para lo que sirve todo esto.

Colectivo de Músicos Farinato Sound

Asociación Juvenil Grupo Scout Kennedy

Asociación Juvenil CROMA: Ciudad Rodrigo Organización de Movimientos Artísticos

Asociación Juvenil 37500

Asociación Juvenil Valhalla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X